Osvaldo Jaque Figueroa

Osvaldo Jaque Figueroa

Nace en la ciudad de Linares y su infancia transcurre en Miraflores a pocos kilómetros. Allí da sus primeros balbuceos y llantos en la cimbreante chigüa, y pasando gran parte de su niñez e infancia en Los Cerrillos, hoy fundo Las Tinajas, a orillas del camino que va a Paso Cuñao.

Conoce el quehacer del hombre de campo en los hermanos de su madre, las obras de tejerías con su abuelo materno, algunos secretos de los tejidos de mimbre por el otro abuelo; los misterios de la fe fueron de su tía abuela; y los secretos turbadores de brujos y chonchones, emplastos de barro, sobadas de unto sin sal, aguas de canina y bosta de caballo, por su abuela materna, que además era partera, un oficio muy bien catalogado entre el campesinado.

La situación económica en su casa era de apremio y para aliviar algo, un ventorrillo atendía a sedientos y hambrientos en la época de peloteras, allí se vendía carne y pan.

La atracción para clientela era la guitarra manejada por las mujeres, se cantaba y se bailaba a todo trapo. Acervo inicial de Osvaldo que además conoció a los trabajadores rurales en organizaciones sociales y en clubes deportivos. Las fiestas agrícolas y familiares junto a las vicisitudes diarias fueron enseñanzas tomadas directamente in situ abonadas por el empirismo tradicional. Las circunstancias sociales del país obligan a su padre huir del campo linarense que viaja a Santiago donde tras poco tiempo es detenido y llevado a prisión en Pisagua. El escenario capitalino no es soportado por sus padres y tal presión les separa, pero manteniendo siempre contacto entre ellos.

Tempranamente consciente de las capacidades del hijo, doña Ema le anima para que estudie guitarra desde los ocho años; y ya a los quince actúa en programas radiales, participando al lado de grandes celebridades del momento, tanto chilenas como extranjeras.

Comienza así Osvaldo a tomar contactos en el ambiente de la música chilena, popular y folklórica, y ya a los dieciocho años integra diferentes conjuntos: Sinfonía y Color de Chile, Cuarteto Luna, Aires Camperos, Puna y Pampa, Trío Lucifer; además es solista en grupos orquestales trabajando en distintos locales nocturnos de la bohemia santiaguina.

El interés demostrado, de auditores radiales, para el repertorio manejado, -que inicialmente era un muestrario aprendido en su medio familiar-, obliga a Osvaldo conocer otros, y así da comienzo al trabajo de compilación y recolecta que realizará hasta el día de hoy.

Entre 1962 y 1968 labora en la Escuela de Cultura Popular “Pedro Aguirre Cerda” ubicada en la vieja comuna de Quinta Normal, barrio del Mapocho Abajo o Camino del Resbalón. Experiencia que le permitirá, a partir de 1970, trabajar como monitor en distintos Conjuntos nacionales y, además, entre los años 1970 –71, crear el Grupo de Cantores y Bailarines Populares Paillal, agrupación que será dirigida hasta hoy en la actualidad. El año 1973 recibe su Certificado de Egreso en la Universidad de Chile como Instructor de Folklore.

Los primeros conjuntos donde enseña parte de sus recolecciones es entre otros: Cuncumén, Quinchamalí, La Rancha, Graneros, Sinfonía y Color de Chile; luego vienen Trigal, Magisterio, Tolpán y Villa Duao de Talca; Los Ruiseñores, Universidad y Anakay de Magallanes; Braden de Rancagua; Lihuenco de Temuco; Los Mingueros de Calama; Rhailén, Coyahue, Tierra y Canto, Remolino, Cucara, El Juncal, Valle Lo Herrera, Calahuala, La Chimba de Santiago; Chamanto, Rucalí y Taller Cuncumén de Suecia; Chile de Francia; Chile ríe y canta de Canadá, etc.

Dicta clases en: Universidad Católica de Santiago, Universidad Metropolitana de Ciencias de la Educación, Universidad de Chile, Universidad Técnica del Estado (hoy Usach.), Universidad de Magallanes, Universidad del Mar, Universidad de La Frontera, Universidad Católica de Temuco. Clases y charlas en CEFOL (Centro de Estudios Folklóricos) de Santiago; UNAFO (Unión Nacional del Folklore) en Talagante; CENAFO (Centro Nacional de Folklore) de Valparaíso; ENAFO (Escuela Nacional de Folklore) de Concepción. Entrega material a: Gabriela Pizarro, Rosa Navarrete, Gabriel Morales, Margot Loyola, Lidia Mills, Marisole Valenzuela, Emily Pinkerton, Héctor Pavez Pizarro, Jacqueline Castro, Patricia Chavarría, Rosa Alarcón, etc.





Parte del material de sus archivos de terreno se e



Universidad de Chile // Biblioteca Nacional // Biblioteca del Congreso (USA) // Colecciones de Patricia Chavarría // Carlos Martínez // Honoria Arredondo // Ercilia Moreno Chá // Margot Loyola Palacios // Mariela Ferreira // José Manuel Fraile Gil (España).

Colaborador del Diccionario de la Música Española e Hispanoamericana con 32 voces de Danzas Tradicionales Chilenas.

Asesor a distintos solistas y conjuntos en grabaciones fonográficas; Director Musical del Sello Círculo Cuadrado e iniciador de la Colección Raíces Folklóricas en donde orientó más de veinte obras.

Ha editado algunas monografías de danzas en las Revistas El Arado y Chile Ríe y Canta. Con apoyos Fondart ha podido editar: Danzas Campesinas Tradicionales Chilenas (video, libro y cassettes), Cancionero de Tierra (dos cassettes), Romancero de Tierra (dos cassettes), Tonadas de Tierra (dos CD), editados entre 1992 y 2000.

Con Paillal graba en las obras Chile Ríe y Canta, Recorriendo Chile (inédito), Margarita Acuña (inédito), Santiago Canto y Raíz ( 2 volúmenes), Danzas Populares de Chile, Sajudiana me han pedido, La Tonada: Crónica de vida, Fe Popular, Vamos a Belén (1 y 2), Cuecas de Cantores y Bailarines Populares, De mi patria amada.

Osvaldo Jaque como solista ha producido Romancero Tradicional Chileno, Tonadas de Tierra (volumen 2); también participó en los trabajos Vamos Chile (inédito) y Chile entre el Dolor y la Esperanza.

En 1990 el Gobierno otorga a Osvaldo una Pensión de Gracia Vitalicia por Méritos. Ha recibido los premios:

Premio Anfolchi de la Asociación Nacional de Folklore // El Trauco del Conjunto Chilhué de Santiago // El Coirón del Conjunto Los Ruiseñores de Punta Arenas // Premio Nacional del Sindicato de Guitarristas y Folkloristas de Chile // Premio de la Ilustre Municipalidad de Cerro Navia // Premio de la Ilustre Municipalidad de Santiago // Premio de la Agrupación de Folklore de Illapel // Premio Manquemilla, de Estación Central // Premio Kiñiwen, de Lo Prado // Premio de la Ilustre Municipalidad de Cunco // Premio Quinchamalí de La Florida, etc.

En el 2004 graba junto al Paillal dos producciones: Cantando subí p’al cielo (Selección y recopilación de 27 temas editados en la colección Raíces Folklóricas del Sello Círculo Cuadrado) y ¡¡Válgame Dios de los cielos!!, Cuecas de Cantores y Bailarines Populares.